Cerrando 2011

¿Cuánto tiempo sin escribir verdad? Básicamente desde que llegué a Singapur y el tiempo me empezó a faltar por todas partes. Pero no hay escusas ni disculpas, simplemente he estado haciendo otras cosas.

Y ahora llegamos a ese momento del año en el que se hace balance y comprobamos si seguimos yendo al gimnasio, hemos dejado de fumar o hemos sido más guays que las veces anteriores. Supongo que si hay que escoger algún momento para hacerlo periódicamente, la navidad es uno de los mejores: no hay quien pare por la calle, normalmente se dispone de tiempo de sobra y la tele se preocupa de darte ese pequeño pellizco de culpabilidad si no has sido tan buen chico como Tom Hanks.

¿Qué ha pasado en el 2011?

Además de algunas sorpresas inesperadas, he conseguido tachar algunas de las cosas que tenía en mi lista personal. Sin ningún orden en particular, ni “Top Ten”, ahí va la lista:

  • Lo más interesante es que me mudé a vivir a Singapur, a partir de una oferta de trabajo que me salió allí.
  • A principios de año me embarqué en un viaje de dos meses en solitario por el sur de España, Marruecos, Roma (este ya lo conocía), Estambul y Egipto.
  • Aparte de los lugares anteriores, por curro o placer, también he estado en Kuala Lumpur (varias veces…), Jakarta, Bintan, Manila y Tagaytay.
  • Me he hecho bastante asiduo al CouchSurfing, sobre todo en Singapur. Siempre que puedo, no tengo plan o simplemente me apetece conocer gente nueva, tiro de la web y en 10 minutos hay algo que hacer ese mismo día. Si no lo conocías, ya estás tardando en apuntarte.
  • Probé el patinaje sobre hielo (en Roma). Ni que decir que parecía un pato mareado; mientras los niños de 10 años hacían piruetas, yo besaba el suelo sin piedad. Pero recibí ayuda :)
  • Más cosas nuevas: jugamos a la ruleta en un casino (Tagaytay) que era algo que tenía en mi lista desde hace tiempo. ¿El resultado? perdí todo el dinero cambiado, como no podía ser de otra forma. Tal vez, la próxima vez, con los dados me vaya mejor.
  • De nuevo volvimos a organizar fiestas en casa como debe ser: más de 50 invitados en el punto álgido y varias visitas de la policía. Ninguna fiesta debería llamarse como tal si la poli no aparece.
  • Hablando de policía: ¿ser arrestado en Manila? Hecho. ¿Qué fuera evidente que querían un soborno? También: me salió por unos 12€ al cambio.
  • ¡Snorkle! primera vez y en Dahab, con unas costas llenas de coral de las más bonitas que nunca he visto. Muy recomendable.
  • Quemarme la cara como el Joker y no salir de casa durante una semana. No problem, no se nota ni un poquito. Aprovecho para alabar a los servicios de urgencias de Singapur: impresionantes!.

En general, el 2011 ha sido un año de cambios y con muchas sorpresas. Creo que un año bastante bueno, lo podría declarar “el año de los viajes”.

Mañana, el plan para el 2012.